Marie Curie, la gran mente científica

Madame Curie quería construir Ciencia. Y lo hizo. Fue la primera persona -no, no digo mujer- en ganar dos premios Nobeles en distintas categorías, consiguió ser la primera mujer -sí, ahora sí es mujer- en ocupar el puesto de profesor en la famosa universidad La Soborna de París, descubrió el radio, el polonio y la radioactividad, luchó contra los nazis y por la liberación de Polonia… Fue la primera en muchos frentes. Una pionera absoluta.

Curie nació a finales del S.XIX, en lo que hoy conocemos como Varsovia, dentro de una familia humilde y trabajadora. Sus padres, profesores de oficio, apoyaron a su hijo y a sus hijas a continuar con los estudios superiores, aunque en esa época las mujeres no podían seguir estudiando si no era de forma clandestina. Y así lo hizo Curie hasta que pudo costearse los estudios universitarios en París gracias a la ayuda de su padre y de su hermana Bronisława.

Desde el principio, Curie brillaba en la Universidad por sus conocimientos en matemáticas, física y química. Conseguía pagar las tasas trabajando por las noches y en los ratos libres dando clases a otros alumnos. Curie llegó a estar esquelética por la falta de comida durante esos años y por la labor que realizaba dentro y fuera del aula. No tenía casi dinero para comprar alimentos.

La llegada a París de Marie Curie

A los pocos años de estar en París conoció al que sería su marido: Pierre Curie. Los dos compartían pasión por la ciencia y la investigación. Una relación que se desenvolvería entre el laboratorio, los elementos químicos y las células.

Pronto comenzaron a investigar juntos el uranio porque Marie Curie vio una gran posibilidad en este elemento. Jugando con el uranio descubrieron el radio, una variedad de uraninita. De esta manera, los Curie fueron los pioneros en la radioactividad, que más tarde se utilizaría en la medicina -radioterapia y radiodiagnóstico-, en la obtención de la energía nuclear y en las aplicaciones industriales.

La vida de Marie Curie no fue nunca fácil. Tampoco después de ganar el primer Nobel. Ella, una mujer resiliente, inteligente y fuerte, tuvo que luchar contra marea para ser reconocida entre la sociedad científica. Algunos intentaron repudiarla por su escándalo amoroso con el físico Langevin. No lo consiguieron. La gran Marie Curie volvió a vencer a los dragones que le querían enterrar.

Deja un comentario